Vidrio laminado

El vidrio laminado es ese tipo de vidrio que, al romperse, se fragmenta en muchos trozos pequeños, sin peligro de cortes. Probablemente hayas visto este tipo de rotura en parabrisas tras un accidente de tráfico. Este efecto se consigue mediante la superposición de dos piezas de vidrio que se unen mediante una película de butiral de polivinilo, poliuretano termoplástico o acetato de etileno y vinilo.

El intercalado mantiene las capas de vidrio unidas incluso cuando se rompen, y su alta resistencia evita que el vidrio se rompa en grandes trozos afilados. Esto produce un el típico patrón que tiene forma de telaraña cuando se produce un golpe que no rompe totalmente el cristal.

En el caso del acetato de vinilo y etileno, termoestable, ofrece una completa unión (reticulación) con el material, ya sea vidrio, policarbonato, PET u otros tipos de productos. El butiral de polivinilo es la mejor opción para el Vidrio Resistente a las Balas y para el llamado Vidrio E.

Si te planteas incluir el vidrio laminado en algún proyecto, ponte en contacto con nosotros y pondremos nuestra experiencia y buen hacer a tu servicio. Somos una empresa de cristaleros en Madrid.

¿Cuándo utilizar el vidrio laminado?

El vidrio laminado es el más recomendado en lugares donde existen riesgos de golpes, en situaciones en las que se requiera una seguridad extra, y en espacios públicos.

Los cristales de los tragaluces y los parabrisas de los automóviles suelen utilizar vidrio laminado. En lugares que requieren una construcción especial, preparada para tornados y efectos climatológicos extremos, el cristal laminado se utiliza constantemente para ventanas, cortinas de vidrio y escaparates.

El vidrio laminado también se utiliza para aumentar el grado de aislamiento acústico de una ventana, donde mejora significativamente la atenuación del sonido en comparación con los vidrios monolíticos del mismo grosor. Para ello se utiliza un compuesto especial para la capa intermedia.

En el caso del acetato de vinilo y etileno, no se requiere ningún material acústico adicional, ya que proporciona aislamiento acústico. El butiral de polivinilo es un material elástico, por lo que la absorción del sonido es intrínseca a su naturaleza. Una propiedad adicional del vidrio laminado para ventanas es que una capa intermedia adecuada de puede bloquear esencialmente la mayor parte de la radiación ultravioleta. Un acetato termoestable podría bloquear hasta el 99,9% de todos los rayos UV.

¿Qué características tiene un vidrio butiral laminado?

En cuanto a su resistencia mecánica, un vidrio templado-laminado, posee una resistencia extraordinaria. Uno de los puntos fuertes del vidrio laminado es también su resistencia a la penetración, por lo que normalmente se utiliza en situaciones en las que sea necesaria la protección de personas.

Si hablamos de aislamiento, un vidrio laminado es mejor aislante acústico que otros modelos de vidrio que estén conformados por un sólo cristal monolítico.

Acabados del vidrio butiral laminado

Vidrio coloreado en masa

Durante la fabricación, se añade una pequeña cantidad de óxido del color deseado a la mezcla del vidrio. Esto colorea el vidrio en el tono deseado sin afectar a sus características, salvo a la transmisión de luz. mediante esta técnica conseguimos un color uniforme del vidrio en toda su dimensión.

Canteado

El acabado canteado le da más seguridad al agarre del cirstal. Los acabados son muchos: arista abatida, canto pulido industrial, canto brillante…

Taladros y muescas

El vidrio laminado y templado permite el taladrado posterior para permitir su montaje in situ.

Serigrafía

Sobre el vidrio acabado se pueden aplicar multitud de diseños y colores mediante el serigrafiado, con esmaltes que se integran en el vidrio una vez que se templa.

Mateado al ácido

Como ya se explica en esta página, el mateado al ácido es un tipo de acabado que otorga un acabado muy especial al vidrio, dejando una luz dispersa y transformando el vidrio en translúcido.