Cristal blindado

El vidrio blindado (vidrio balístico, y vidrio a prueba de balas) es un material fuerte y ópticamente transparente que es particularmente resistente a la penetración de proyectiles. Como cualquier otro material, no es completamente impenetrable. El hecho de tener una capa intermedia flexible, permite que en muchas ocasiones el vidrio se doble antes que romperse, lo que hace muy difícil su penetración.

Para lograr un acabado totalmente transparente, es importante que todas las capas de vidrio que conformen el cristal blindado tengan el mismo índice de refracción, ya que una distorsión aquí afectaría al paso de la luz. Los vidrios antibalas varían en espesor, desde 2cm hasta 8 o 10cm.

Los cristales blindados se utilizan en las ventanas de los edificios que requieren mucha seguridad, como joyerías y embajadas, y de los vehículos militares y privados.

¿De qué está hecho el cristal blindado?

El cristal blindado se construye con capas de vidrio laminado. Cuantas más capas haya, más protección ofrece el vidrio. Cuando se necesita una reducción de peso, se laminan 3mm de policarbonato (un termoplástico) en el lado seguro para detener el derrame. El objetivo es hacer un material con el aspecto y la claridad del vidrio estándar pero con una protección efectiva contra las armas pequeñas.

El plástico en los diseños laminados también proporciona resistencia al impacto de la agresión física de objetos contundentes y afilados. El plástico proporciona poca resistencia a las balas. El vidrio, es mucho más duro que el plástico, por tanto, cuando recibe un impacto de bala, ésta se deforma y pierde gran parte de su fuerza al atravesar la primera capa, para a continuación penetrar el plástico, que absorbería el resto de la energía, ¿se entiende? En resumen, estos dos materiales por separado no podrían detener una bala, pero juntos, son capaces de protegernos. La capacidad de la capa de policarbonato para detener proyectiles de energía variable es directamente proporcional a su grosor, y los vidrios blindados de este diseño pueden tener hasta 10cm de grosor.

El vidrio laminado se fabrica a base de paneles de vidrio unidos con películas intermedias de poliuretano, butiral de poivinilo o acetato. Con un tratamiento químico posterior, el vidrio puede reforzarse aun más. Este diseño ha sido usado regularmente en vehículos de combate desde la Segunda Guerra Mundial. Es típicamente grueso y suele ser extremadamente pesado.

El cristal blindado no se distingue de lo que sería un vidrio normal, pero cuando se somete a un impacto, a la hora de la verdad, es cuando se perciben sus características. Normalmente, además de la construcción del vidrio a base de capas, se requiere templarlo y termoendurecerlo para mejorarlo aun más.

Nuestro equipo de cristaleros en Madrid pueden obtener vidrios de seguridad de primer nivel, y además «tunearlos» gracias a nuestro extenso equipamiento. Podemos aplicar color, lacados, mateados, curvados… Nada se nos escapa. Ponte en contacto con nosotros y veremos en qué podemos ayudarte.